En una noche de noviembre vino la muerte
Decidida y frunciendo el ceño
Encontró a los de diseño
Pero su sorpresa fue que felices la esperaban
Para que así al fin ya descansaran
Sin embargo, la calaca no se venció
Y prefirió entrar a Dirección,
Comiendo un sándwich de Atún
Dijo me llevo al Licenciado Miguel Layún

Continuando su recorrido, le quedaba cerca
Y alcanzó olfatear a los de merca
Pero ellos le propusieron una campaña
Y la convencieron para que no se los llevara.
Entonces, dio la media vuelta con ilusión
Soñando ser famosa en toda la nación
Llegó a la entrada y vio a las de comercialización
Y les dijo, ya que no han vendido
Me las llevo pa ́ l panteón.

Para la muerte el tiempo es valioso
Procura que sus víctimas lo derrochen todo
Entonces surgió una duda existencial
Preguntándose ¿en dónde lo invierten más?
Por eso caminó hasta marketing digital
Y descubrió que es en Facebook y en Instagram

Al llegar al fondo de la oficina
Recorriendo muy a prisa
En eventos se acordó y a nadie se llevó
Porque tenía que estar l ista para la celebración
Ya estando en aprietos
Pidió una cotización
Para anunciar la fiesta de los muertos
En los medios de comunicación.

La calaca triste y desolada
Por las pocas víctimas tomadas
Ya iba directo a ver a la contadora,
Para de una vez cobrárselas todas.
Pero no se preocupen que no le pasó nada
Y es que con esa matadora mirada
Todos huyen con una sonrisa apagada

De la flaca ya ni les cuento, su final fue una aflicción
En su mero día, se tuvo que regresar en el camión
Pues le negaron el acceso al gran camionetón.
Aquí en la agencia la fiesta de los muertos fue todo un éxito
Conviviendo los vivos y los muertos, de eso se trata todo esto.
Nos vemos el próximo año, deseando que el pan no les haga
daño.

Categorías: Blog

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *